qué opinan las referentes en constelaciones familiares de la serie de Netflix

En la serie turca de Netflix Mi otra yo (Another self), recientemente estrenada en Argentina, las constelaciones familiares se ponen en el centro de la escena. ¿Qué opinan las referentes argentinas del tratamiento que hace la serie sobre el tema? Les preguntamos.

Las protagonistas de la historia son Ada, Sevgi y Leyla, quienes compartieron habitación en la universidad y con los años su amistad ha ido a más. Cuando a Sevgi le diagnostican un cáncer, el trío se hace inseparable. Juntas emprenden por Sevgi un viaje a Ayvalık para buscar a un hombre llamado Zaman que hace sesiones de constelaciones familiares. Lo que aún no saben es que ese viaje les cambiará la vida, pues las llevará a conocer a sus respectivas familias, a sus ancestros y a otra versión de sí mismas.

Las protagonistas de la historia de Mi otra yo son Ada, Sevgi y Leyla, quienes compartieron habitación en la universidad. Foto: Netflix.

Las protagonistas de la historia de Mi otra yo son Ada, Sevgi y Leyla, quienes compartieron habitación en la universidad. Foto: Netflix.

En diálogo con Clarín, Susana Sciarresi, directora del Centro Latinoamericano de Constelaciones Familiares (CLCF), comenta que cuando vio los primeros dos episodios recordó sus sensaciones al conocer las constelaciones familiares hace casi veinte años: “La sorpresa de toda la información que no recordaba de mi familia y de mi infancia. Fue interesante ver en la serie este mismo proceso, y también cómo este trabajo llega a las distintas personalidades de los consultantes”.

“Me pareció importante que el escepticismo tenga lugar. La serie refleja muy bien el hilo invisible conductor de las experiencias no integradas en la familia y en el consultante. Y cómo a través de las constelaciones familiares se puede restablecer el contacto perdido entre personas y acontecimientos de la familia”, agrega.

A Cristina Llaguno, abogada, consteladora familiar y autora de ¿En qué cajas vives? (Urano), la serie también le gustó: “En las protagonistas pude ver reflejados los diferentes tipos de consultantes que suelo atender, dispuestos, empáticos y también dudosos, incrédulos o en franca oposición. Podría extenderme mucho más sobre esto, aunque por ahora diré que, según mi maestro Hellinger, la mujer que rechaza a su madre tiene conflictos de pareja, y se ve claramente en la serie”.

Sciarresi aclara que, aunque el facilitador lleva adelante la constelación, “el resultado depende del consultante, de su apertura y de tomar bajo su responsabilidad cómo sigue su vida de acuerdo que se ha mostrado. Es decir, la integración y solución depende del consultante. En la parte que vi hasta ahora, el facilitador fue presentado como un vidente, algo que no me pareció adecuado. Todos podemos formarnos entrenando nuestra sensibilidad y percepción juntos con el marco teórico de esta filosofía para ser facilitadores”.

¿Constelaciones familiares, o ampliación del árbol familiar?

Raúl Pardo, director de la Fundación Constelaciones Familiares, hace hincapié en que se trata de una ficción (no un documental), por lo que “toma elementos de la mirada de las constelaciones familiares para hacer ese relato. Allí, llaman al trabajo que ahí muestran ‘ampliación del árbol familiar’, o sea que hay un concepto que habla de la inclusión de lo excluido”.

También Verónica Guirguet -conductora del programa de radio sobre constelaciones familiares El alfa y el omega (FM 91.9)- llama la atención sobre el cambio de denominación: “El formato que utilizan es similar en la modalidad grupal. En este sentido, es un acercamiento a la dinámica que utilizamos”.

“Durante las sesiones, el facilitador Zaman trabaja con las mismas personas en cada encuentro, donde parece hacer un proceso", señala Pardo. Foto: Netflix.

“Durante las sesiones, el facilitador Zaman trabaja con las mismas personas en cada encuentro, donde parece hacer un proceso”, señala Pardo. Foto: Netflix.

Another self: diferencias entre la ficción y la realidad

Pardo hace una análisis de los puntos en común con las constelaciones familiares y lo que muestra la serie, y aquello que se diferencia de lo que se vive en los encuentros “reales”.

“Durante las sesiones, el facilitador Zaman trabaja con las mismas personas en cada encuentro, donde parece hacer un proceso. Desde esta mirada, a los talleres de constelaciones familiares generalmente concurren personas diferentes y no se solicita a las personas que vuelvan a concurrir para seguir adelante con un proceso. Es más, a las personas que hicieron su constelación se les pide que no intenten racionalizar inmediatamente lo vivido, que dejen que el movimiento emocional y las imágenes de lo ocurrido tengan tiempo de ser asimiladas.

Y aclara que “también a quienes concurren a constelar, se les pregunta si han constelado recientemente, ya que se trata de respetar un tiempo de por lo menos seis meses entre una constelación y otra”.

Continúa Raúl Pardo: “En la serie, el facilitador Zaman le pide a los representantes que sean el consultante diciendo por ejemplo, ‘vos sos Segvy’. La diferencia es sutil, pero importante. Cuando facilitamos, elegimos a alguien que representa, no es ‘el consultante’ o ‘el miembro de la familia’, sino, en este caso, el representante de Segvy”.

See also  Detuvieron a joven que protagonizó serie sobre la vida de Carlos Tévez para Netflix por robo

“Lo que valoramos es que está presente lo esencial que descubrimos a través de este trabajo: cómo el pasado sigue estando presente en nosotros aunque no seamos conscientes de ello; cómo seguimos ligados a través de un hilo invisible a todos los que conforman nuestro sistema familiar, a los sucesos importantes y a los vínculos que establecemos. Cuando honramos y reconocemos ese pasado, esa unión nos fortalece”.

Por otro lado, opina que “está muy bien planteada la confrontación entre el pensamiento científico y esta mirada sistémica y fenomenológica representada en la serie por la discusión entre una de las protagonistas que es cirujana y el facilitador Zaman”.

Raúl Pardo opina que “está muy bien planteada la confrontación entre el pensamiento científico y esta mirada sistémica y fenomenológica. Foto: Netflix.

Raúl Pardo opina que “está muy bien planteada la confrontación entre el pensamiento científico y esta mirada sistémica y fenomenológica. Foto: Netflix.

Por qué me atrapó Mi otra yo

A Verónica Guirguet -también docente en Capacitarte y directora de la escuela HOLY, de formación para consteladores familiares y biodecodificadores- la serie la atrapó desde el comienzo, “ya que muestra desde distintos personajes cómo la herramienta transforma no solo a la persona que se constela, sino también a su entorno. Muestra también cómo sus vidas van cambiando, cómo reconectan con el disfrute y el valor de lo esencial”.

Ella también menciona los procesos por los que el consultante y su contexto van pasando, por ejemplo, cuando sus seres queridos ridiculizan la herramienta, pero aun así ellos van viendo cambios radicales en sus vidas. “Las historias de cada personaje en relación a la herramienta son fascinantes”, opina.

“Valoro que hayan tomado la iniciativa para evidenciar los alcances de la herramienta y la importancia de reconciliarnos con nuestro pasado. La importancia de honrar a nuestros ancestros y de entender que todos ellos, nosotros, y nuestros descendientes, tejemos una trama, una historia que evoluciona hacia adelante, yendo a través de cada experiencia de vida, hacia más y más conciencia, hacia más y más amor. Cada uno de nosotros es la expresión viva de todo su sistema familiar, en nosotros se expresa la unidad y milagro de esa gran conciencia que somos”, comenta a Clarín.

(Visited 71 times, 2 visits today)