Lee Jung-Jae se toma un descanso de “The Squid Game” para dirigir su película debut, “Hunt”

El general Chun Doo-hwan tomó el poder en Corea del Sur después de liderar un sangriento golpe de estado en 1980. La oposición, compuesta principalmente por jóvenes estudiantes, intentó derrocar al cruel nuevo dictador. El régimen comunista de Corea del Norte también quería ver la muerte de Chun Doo-hwan, ya que su muerte podría abrir la puerta a la reunificación coreana.

La década de 1980 fue sangrienta y complicada para los surcoreanos. Los servicios secretos ayudaron a generar inestabilidad y muerte. Los agentes de la Agencia de Planificación de Seguridad Nacional (NSPA) estuvieron muy ocupados esos años, no solo torturando y asesinando a sus conciudadanos, sino también luchando contra sus colegas norcoreanos y tratando de evitar el asesinato del presidente desconocido.


leer también

la vanguardia

Una foto de

Lee Jung-Jae eligió este período histórico como telón de fondo para caza, su primera película como director en la que también actúa y que se proyectó en el Festival de Cine de Sitges. El actor entró a concurso para presentar este trabajo -que ya se estrenó en Cannes donde recibió buenas críticas- y se llenó de fans. No en vano, el público ha adorado a Lee Jung-Jae desde que lo descubrieron haciendo de calamar en la famosa serie de Netflix que le valió el Emmy en la categoría de mejor actor este año.

“Aunque yo era muy joven en ese momento, nací en 1972, tengo muchos recuerdos de esa época, que fue muy difícil, pero que dio paso a la democracia y a una etapa de crecimiento económico y cultural”, explica el actor en una entrevista con la vanguardia en la Fiesta Mayor de Sitges.

See also  Argentina, 1985. (Otro) reflexión sobre sus ausencias

Persisten las tensiones entre el norte y el sur. Todos los coreanos quieren que la relación mejore”.

Cuando recibió el guión caza “Por casualidad”, el actor lo leyó con atención y decidió que valía la pena hacer una película que diera a conocer esta intensa etapa histórica de su país. Pero el proyecto no terminó de convencerlo, así que “hice algunos cambios y cuando los mostré me dieron la oportunidad de dirigir la película y me lancé de lleno a hacerla”.

Eso sí, sin dejar de lado la interpretación que tantas alegrías le ha dado desde que empezó a actuar en su país en los años 90 y ahora, tras el juego del calamartambién en el resto del mundo. Dentro cazaLee Jung-Jae se convierte en el principal espía de la siniestra APSN que, tras salvar al presidente de la muerte en un atentado durante una visita a Estados Unidos, inicia una carrera contrarreloj para descubrir entre sus filas al agente encubierto al que le está pasando información vital. el régimen de Corea del Norte: “La película está basada en hechos reales, lamentablemente en ese momento hubo muchas muertes que ocurrieron sin razón”, dice.

No le resultó difícil prepararse para el papel, porque “encontré mis recuerdos de la infancia cuando vivía con mi familia que era muy pobre. En ese momento, quería cosas que no podía tener y que les gustaban a algunos de mis compañeros de clase, y preparé el personaje enfocándome en ese deseo insatisfecho”.

Ahora, a los 50, Lee Jung-Jae lo tiene casi todo. Llegó a ser uno de los actores más conocidos del mundo, pudo viajar a Estados Unidos para promocionar el juego del calamar antes de los Emmy, que “fue muy gratificante porque puede agradecer de cerca a todos los fans”, tiene previsto volver a dirigir y también está escribiendo un guión cinematográfico, aunque “todavía no puedo desvelar los detalles” y pronto se enfrentará a la segunda temporada de el juego del calamarque “está en fase de redacción”.

See also  Serie de terror en Netflix perfecta para el fin de semana
Lee Jung-jae esta mañana en Sitges

Lee Jung-jae esta mañana en Sitges

Xavi Jurio

Además, Lee Jung-Jae debió vivir en su vida adulta una etapa de prosperidad muy alejada de los tumultuosos momentos de su infancia que relata en caza, aunque es consciente de que la herida entre las dos Coreas aún no ha cicatrizado: “Las tensiones entre el Norte y el Sur continúan. Eso no ha cambiado. Todos los coreanos queremos que las relaciones mejoren, tal vez la reunificación sea imposible, pero sí, podría traer un acercamiento cultural y económico”, concluye.


leer también

Astrid Meseguer

Carlos Vermut, rodeado de Zoe Stein y Nacho

(Visited 13 times, 1 visits today)