Gimnasia – Talleres, por la Copa de la Liga: el Lobo reaccionó a tiempo y venció a la ‘T’, que presentó al portugués Caixinha como DT

LA PLATA.- El partido, a pesar de que se cruzaron dos equipos que no llegaron bien colocados, tuvo tres grandes atractivos: un sincero homenaje a los veteranos de la Guerra de las Malvinas, el debut del VAR en la ciudad de La Plata y la presentación del técnico portugués Pedro Caixinha como entrenador de Talleres. En esta encrucijada, interesante por el contexto, quien celebró fue Gimnasia. El Lobo dio la vuelta al complemento y ganó 2-1 gracias a los goles de Cristian Tarragona y Brahian Alemán (Matías Esquivel había abierto la partitura en el primer capítulo). Fue un partido entretenido y cambiante, con emociones hasta el final: en el último minuto del tiempo añadido, el propio Guido Herrera tapó un penalti de Alemán.

La gimnasia, impulsada por el vínculo agónico de la clásica, comenzó con la intención de ir vertical y ahogar al rival. Sin embargo, la falta de precisión de sus jugadores amenazó el plan de Néstor Gorosito. El conjunto cordobés, en cambio, se fue fortaleciendo con el paso de los minutos; Empezó con paciencia pero sin profundidad, pero al acabar la primera parte empezó a encontrar fisuras en la defensa local.

Durante la fase inicial, el futbolista más destacado fue Esquivel. El centrocampista ofensivo del T fue inquieto, participativo y siempre presentó un problema para el Lobo. Además de su buena actuación en la primera parte, fue él quien hizo el 1-0. Gimnasia estuvo mal parado, Talleres aceleró y el centrocampista creativo no perdonó: se adelantó y cuando detectó el desnivel lo definió con precisión.

Matías Esquivel marcó un golazo de zurda para Talleres pero no le alcanzó al conjunto cordobés para sumar
Matías Esquivel marcó un golazo de zurda para Talleres pero no le alcanzó al conjunto cordobés para sumarTalleres de prensa

El propósito de la visita provocó un estallido de ira. La hinchada, enfadada con Gorosito, exigió a los muchachos salidos de las divisiones inferiores -los que habían cambiado la ecuación ante Estudiantes- y el ambiente se tornó denso. Espeso. Todo hubiera empeorado si en el último partido antes del descanso Rodrigo Villagra (sin marcar y cerca del triple) hubiera rematado de cabeza un metro que se había ido del marco. No sucedió y el proceso dio un giro…

See also  El resurgimiento de los estudiantes de un antiguo río que puede fluir Boca más lejos

En el arranque del complemento, el VAR brotó en todo su esplendor. En un gesto muy bonito, Tarragona estuvo mano a mano y definió suave. De la mano del maestro. Los simpatizantes gritaron, pero luego tuvieron que esperar unos minutos. Hubo varios repasos y el peaje se hizo cuantioso, hasta que finalmente Fernando Echenique apuntó hacia el centro del campo. La gente, todavía poco acostumbrada a estas situaciones, volvió a gritar. el 1-1, luego profirió dos aullidos; la del gol y la de la confirmación.

Unos momentos después Caía el tercer grito local, el del 2-1. El zurdo Alemán cobró un tiro libre desde la derecha (medio centro y medio tiro a portería) nadie lo desvía y el balón entra junto a un poste. En la segunda mitad, el partido cambió por completo: la sorprendente evolución de Gimnasia y, también, el llamativo desplome de Talleres.

El gran protagonista de este cambio del lobo fue Lautaro Chávez, que entró y cambió la cara de todo el equipo. Uno de los futbolistas que la afición ha estado pidiendo. Un pibe que, como en el clásico de La Plata, se ha convertido en solución.

Cuando promedió la segunda parte, el T agregó otra complicación: Enzo Díaz recibió la segunda tarjeta amarilla, la roja correspondiente, y se fue de la gira con un jugador menos. En conclusión, con más fondo que ideas, Talleres lo buscó. no hubo caso y además sufrió la segunda expulsión por la roja a Ramiro González Hernández.

Gimnasia abrazó la victoria, la segunda de esta Copa de la Liga, y ahora se ilusiona con una buena racha que le colocará entre los cuatro primeros de su región. Ni siquiera el penalti fallado a tiempo por Alemán (atajado Herrera) provocó una mueca de malestar en el Tripero.

See also  Soberbio gol de Wilmar Barrios con Colombia

Para el T, que debutará este miércoles en la Copa Libertadores, la sensación es bien distinta. El conjunto cordobés se ha desinflado y tendrá que mejorar mucho si pretende hacerse fuerte a nivel internacional.

(Visited 9 times, 1 visits today)