Fran Cerúndolo, la revelación del Miami Open: un inicio en zigzag, “relajado” y el clic tras la frustración con la clasificación congelada

contrariamente a Juan Manuel Cerundolo (categoría 2001), quien evolucionó muy temprano en el tenis, se destacó en las distintas etapas de la juventud, contó con el apoyo de un patrocinador privado y luego batió récords al ganar el ATP de Córdoba en 2021 con solo 19 años, su hermano François Cerundolo (nacido en 1998) ha tenido una evolución volátil, atravesada por sus emociones y por épocas poco convencionales para el jugador medio que llega a consolidarse en el circuito. Francisco, para esta semana 103º en el ranking e impresionante Presentación del Masters 1000 de Miami (este viernes jugará las semifinales contra el noruego Casper Ruud), tuvo una carretera en zigzag. El estudio, la (des)confianza, las pocas certezas, la soledad, los traspiés, los baches, los viajes en condiciones menos que ideales fueron parte de un camino que no ha terminado de desmoronarse para el mayor de los hermanos Cerúndolo. Hasta que sucede.

Los hermanos Francisco y Juan Manuel Cerúndolo, en la intimidad de su hogar en la ciudad de Buenos Aires, con trofeos y souvenirs.
Los hermanos Francisco y Juan Manuel Cerúndolo, en la intimidad de su hogar en la ciudad de Buenos Aires, con trofeos y souvenirs. FABIEN MARELLI

“Con Francisco hicimos cosas del pasado. A diferencia de Juanma, con él todo fue suerte y verdad. Es un chico normal, que tuvo algunos momentos brillantes, pero que nunca fue 1, 2 o 3 en su categoría. Además, era pequeño de físico. El doctor (Javier) Maquirriain, que en paz descanse, era un gran amigo, me aseguró que Fran iba a medir 1m86, 1m87. Y yo estaba medio sospechoso. Fran era un gnomo. Y hoy es un oso (mide 1,85 m)”, dice, antes LA NACIÓN, Alejandro “Toto” Cerúndolo, padre de los niños y ex tenista profesional (entre los 310 primeros del ranking en 1982). “En el camino, sucedieron cosas anormales con Fran. Como no pudimos acompañarlo por motivos económicos, voló solo. I lo entrenó por teléfono o le entregó un trabajo escrito. Cuando Fran gana los dos torneos Futures en Brasil [en octubre de 2018, en Mogi das Cruzes y Curitiba] Iba sin entrenador, acompañado únicamente por Juanma y (Francisco) Comesaña, que eran más jóvenes y estaban en nuestra cantera. Se calentaba con ellos”, resume Cerúndolo (p.).

En la aventura profesional, lejos de los fuegos, también hubo algunos momentos inusuales para Francisco, como cuando jugó cuatro partidos en un día. Fue en mayo de 2019, en la M25 en Kiseljak, Bosnia. La lluvia provocó interminables interrupciones y el último día casi todo jugó junto, a partir de las 8 de la mañana. Cerúndolo acabó ganando el torneo, sobre tierra batida. Al día siguiente, tomó el primer vuelo a los Estados Unidos y llegó a Little Rock, Arkansas, para jugar su primer Challenger en cancha dura. La gente lo miraba porque entró al club con sus bolsos y tenis llenos de tierra naranja. Sin adaptarse al cemento, se presentó y dio la sorpresa al vencer al gigante local Michael Redlicki, 2,03m y 322° del mundo (Buenos Aires no tenía clasificación porque en 2018 había dejado el circuito un semestre para ir a la Liga Universitaria de los Estados Unidos). Todo extremadamente vertiginoso.

Francisco Cerúndolo en 2018, cuando dudaba sobre su lugar en el tenis profesional y estuvo varios meses en la liga universitaria estadounidense.
Francisco Cerúndolo en 2018, cuando dudaba sobre su lugar en el tenis profesional y estuvo varios meses en la liga universitaria estadounidense.

María Luz Rodríguez, esposa de Toto y madre de Francisco, Juan Manuel y Constanza (jugadora de hockey, actualmente en el Mundial Junior de Sudáfrica con Las Leoncitas), señala con orgullo que los chicos “fueron criados en la cultura del esfuerzo. Incluso cuando tenían 18 años, se levantaban todos los días a las 6:30 am.. Los tres se formaron en el colegio Esquiú de Belgrano, con educación dual. Sin tener un destino claro en el tenis tras terminar el bachillerato, Francisco comenzó a analizar las opciones de radicarse en una universidad estadounidense que, al mismo tiempo, le permitiera seguir compitiendo en esta liga. Empezó a recibir ofertas y finalmente aceptó la de Carolina del Sur. Allí compartió el cuarto, por ejemplo, con el británico Paul Jubb (actual 296º, entrenado por Guillermo Pérez Roldán y campeón el pasado domingo del Challenger de Santa Cruz de la Sierra 2).

See also  Le dispararon, le amputaron el brazo y volvió a jugar: la historia de Victorio Casa

Aunque la experiencia la fortaleció como persona y le permitió seguir perfeccionando el idioma inglés (que ya hablaba de la escuela), no era lo que pretendía y decidió volver a casa. Estudió en la UBA y, luego de un convenio entre la Universidad de Palermo y la ATP, inició la carrera de administración con especialización en economía y finanzas. “Las materias que ya había aprobado en la UBA me fueron convalidadas en la UP”, dijo Francisco en octubre de 2020, luego de una semana en la que ganó su primer Challenger (en Split, Croacia) y tomó tres materias.

Francisco Cerúndolo en el Miami Open: castiga el golpe de derecha como pocos en el circuito.
Francisco Cerúndolo en el Miami Open: castiga el golpe de derecha como pocos en el circuito. Michael Reaves – GETTY IMAGES NORTEAMÉRICA

El exabrupto de Francisco ocurrió en marzo de 2021, horas después de la victoria de Juanma en Córdoba. Luego 137, superó el ranking ATP de Buenos Aires y llegó a la final, donde perdió ante Diego Schwartzman (era 9º). Pudo haber sido el primer jugador en la historia del torneo capaz de ser campeón viniendo de la fase previa, pero estaba frustrado con el mejor sudamericano en la tabla de posiciones. Más allá de la caída del BALTC, todo indicaba que esta actuación serviría sin embargo como trampolín, entró en un período opaco, de falta de frescura, con caídas en las primeras rondas y oportunidades desperdiciadas (por ejemplo, entró como lucky loser en Roland Garros y perdió en primera ronda contra el brasileño Thiago Monteiro, que era 80º). Se volvió borroso, perdió la especia. Y la relación con algunos miembros de su equipo se fue desgastando.

See also  ¡Fanáticos de Newell reclaman a Icardi!

“Fran se sintió mal, entre otras cosas, por la clasificación. La ATP congeló los puntos y lo mató, lo lastimó. Sentía que era injusto porque trabajaba mucho, la realidad decía que debía tener 60 o 70 años en el mundo, y sin embargo tenía ciento y pico. La ATP, congelando los rankings, a muchos chicos les costó dos años meterse en el Top 100. Fran empezó a enfadarse, estaba un poco frustrado. Además, tras la final de Buenos Aires, llega al torneo de Marbella, se tira los isquiotibiales y pierde contra (Facundo) Bagnis, luego pierde contra Monteiro en París, se acercan los Juegos Olímpicos, tuvo que defender muchos puntos en 2020… Estaba estresado. Cuando llegó en noviembre, encima tenía un pequeño problema en el hombro y se pasó de 120, viendo como delante de él estaban otros pibes a los que había golpeado”, describe el padre de los Cerundolo.

Francisco Cerúndolo llegó a las Finales ATP en Buenos Aires en 2021.
Francisco Cerúndolo llegó a las Finales ATP en Buenos Aires en 2021.Sergio Llamera/Argentina Open

Francisco, según los que le conocen bien, es disciplinado, pero a la vez es una persona “casual”, que rompe moldes en algunos aspectos. En 2020 estuvo varios meses sin entrenador, buscando un nuevo piloto. Iba a ciertos torneos acompañado de un primo o amigos. Charlaba mucho con sus padres, quienes trataban de calmarlo y quitarle los sentimientos agridulces. Este año en el Abierto de Australia recibió la ayuda de Andrés Dellatorre (entrenador de Juan Manuel) y tras el viaje a Oceanía (cayó en la primera ronda de las eliminatorias) se incorporó a Kevin Konfederak como Entrenador. Poco a poco empezó a aflojarse. Avisó en el Challenger boliviano de Santa Cruz (ganó el título) y elevó su nivel en el ATP de Buenos Aires (cuartos de final) y Río (semifinalista).

“Lleva mucho tiempo jugando muy bien, pero tiene una cabeza muy loca, tipo Gaudio”, bromea Cerúndolo (p.). Y agrega: “Después de Río, que estuvo muy bien, perdió en Indian Wells y el Phoenix Challenger, nos llamó y nos dijo que era un desastre, que no tenía confianza, que no lo sentía”. Pero Fran, jugaste muy bien”, lo tranquilizamos con María Luz. Cada vez que te llama, tiemblas. Es un personaje”, agrega Toto Cerúndolo, continuó en el torneo de Miami desde Buenos Aires.

Francisco Cerúndolo y un viejo recuerdo, en Crandon Park, el histórico -y antiguo- complejo del Miami Open.  Ahora es semifinalista del torneo, aunque en un lugar diferente.
Francisco Cerúndolo y un viejo recuerdo, en Crandon Park, el histórico -y antiguo- complejo del Miami Open. Ahora es semifinalista del torneo, aunque en un lugar diferente.FABIEN MARELLI

Hace unos cuatro meses, Francisco comenzó a trabajar con un psicólogo, pero no se revela su nombre. “Decidió que no debe ser alguien del entorno, que él mismo no se conoce -dice Cerúndolo (p.)-. Mi esposa es psicóloga. No sabemos quién es, su nombre o su número de teléfono. Soy consciente de que ahora soy el padre de los Cerúndolos y antes eran los hijos de Toto y a lo mejor era un fastidio cuando iban de chicos a las discotecas porque tenían que aguantar algo. Fran es un chico muy especial. Fue bueno lograr ese tipo de independencia, porque los meses que pasó en Estados Unidos también se la dieron. Allí, por primera vez, no era hijo del dueño de la academia. En este camino, si no das un paso atrás, te pierdes. Muchos chicos se perdieron. Pero Fran puso voluntad en ello. Tiene humildad, es un chico normal cuyo caso puede inspirar.

(Visited 3 times, 1 visits today)