En una Liga ‘acabada’, el Barça de Xavi piensa diferente

La Liga, el título, está en manos de un Real Madrid que a falta de ocho jornadas aventaja en 12 puntos al Barcelona y le basta sumar 16 de los 24 que quedan por jugar para cantar el alirón. En condiciones normales, con la lógica al frente de todo, poco se discutiría sobre la proclamación de campeones del equipo de Carlo Ancelotti… Pero el Barcelona es testarudo, muy testarudo y en abril guarda la esperanza de un regreso sin precedentes.

De momento, el conjunto azulgrana, que se despidió de 2021 en la octava plaza de la tabla, a 18 puntos del Madrid y 11 del Sevilla, ya ha vuelto a subir a la segunda plaza superando al deprimido conjunto de Julen Lopetegui, eliminado por el West Ham en la Europa League y apenas han ganado dos de sus últimos 10 partidos ligueros para trasladar la euforia de principios de febrero (cuando se fueron con cuatro puntos de ventaja), a la realidad actual.

Si el fútbol es un estado de ánimo, el Barcelona no puede ser mejor a la hora de la verdad de la temporada. Lleva 14 jornadas imbatido y seis victorias ligueras consecutivas, manteniendo un nivel de juego más que notable y demostrando de lo que es capaz en el propio Bernabéu.

“Si Xavi hubiera llegado a principio de temporada…”, se lamentaba no hace mucho Joan Laporta, admitiendo que le pudo haber faltado el coraje y la valentía de sus días mozos para dar un cambio de rumbo a la dirección de un equipo que da la sensación de que la Liga se trunca.

(Visited 7 times, 1 visits today)
See also  La maldición y los penaltis del Barcelona