El súper clásico que pasó a la historia

Fue toda una fiesta. Los años y años de lucha de todas las futbolistas han comenzado a dar sus frutos. Del campo de entrenamiento frío y vacío a un Monumental que tuvo un escenario espectacular gracias a los cientos de amigos e invitados quien cubrió una parte de San Martín Baja que no paró de cantar, vitorear y gritar aquella tarde histórica.

Ver también

El histórico gol 1-1 de River ante Boca

Sí, por primera vez el estadio más grande de Argentina, el que vio a la selección campeona en 1978, recibió un partido femenino y fue nada menos que el superclásico. La emoción del antes, durante y después de todos los protagonistas habla claramente de una lucha ganada: Ninguno de los 20 jugadores convocados de River quiso dejar el césped híbrido que pisó por primera vez. Ni los de Boca.

Ver también

¡Te dolió!  La pelea en medio de River-Boca por las mujeres en el Monumental

Terminó 1-1, pero eso fue casi lo de menos: el placer fue absoluto. En realidad, ni el temprano error del arquero Pontel que le permitió a Urbani marcar el primero para Boca amargó la tarde soleada en Núñez: nadie dejó de gritar. Fue casi un deja vu del error de González Pirez hace una semana en la Super Masculina, y además con el mismo fin.

Ver también

Mujeres: blooper de River y gol de Boca, como en hombres

La reacción automática de Vicky Costa (figura indiscutible) para animar a su compañera y no rendirse pareció servir a todo el equipo, ya que, tras unos minutos de zozobra e impacto, no frenó en su plan inicial de tener el balón. . Fue el talentoso centrocampista quien lideró la emotiva remontada: Gómez Ares y Huber ya no pesaban tanto y ella fue la encargada de darle el juego a Las Millonarias.

See also  San Martín derrotó a Brown en un duelo muy picante

Faltaba el golpe final. Es lo que han soñado toda su vida. Pero a River le costó generar remates limpios (Morcillo muy lejos de los atacantes) y Boca aguantó bien en su propio terreno, casi pasivamente hasta para salir al contraataque. La tarde, igualmente, tenía reservada otra alegría. O mejor dicho, otra pesadilla para un arquero: Fue Oliveros quien, desde el inicio de la segunda parte, mandó un bastón cuando salió a recortar lo suficiente desde el área y acabó rebotando en su compañero Sachs. Del Trecco, atenta, solo tuvo que tocar el gol para desencadenar un partido que quedará grabado en su memoria para siempre.

(Visited 14 times, 1 visits today)