El Rojo tomó aliento ante Barracas

Fue un soplo de aire fresco para un equipo derrotado. Independiente Necesitaba una victoria para cazar fantasmas y estar tranquilo de cara a su debut sudamericano, que tendrá lugar el próximo martes ante Ceará, Brasil.

Ver también

Cazares estuvo a un paso de Rojo

El Rojo ya no tenía margen de error: llevaba cinco partidos sin ganar la Copa de la Liga, con cuatro empates y una derrota en el clásico de Avellaneda ante Racing (1-2). Y también tuvo que irse a los penales para salir de Central Norte camino a la Copa Argentina. Los de Eduardo Domínguez necesitaban una victoria para reanimar a un grupo de jugadores que llegaba derrotado. “Hay que definirse como equipo, saber lo que se quiere hacer en el campo”, había señalado el técnico la semana anterior.

El inicio del partido ante Guapo estuvo en la línea de los últimos partidos de Independiente. El equipo de Avellaneda no tuvo robo en ataque y defendió mal en los primeros 45 minutos. En ese momento, los locales fueron muy incisivos y concentraron su ataque en el flanco izquierdo de la defensa de Avellaneda, que contó con un débil Lucas Rodríguez y un Domingo Blanco que jugaba apoyado en ese sector y que luchaba por retroceder cuando Mouche se inclinaba. ese sector

De hecho, el Barracas tuvo tres situaciones muy claras: un remate de Sepúlveda, un centro de Mouche que no dirigió Glaby y casi entra, y un gol correctamente anulado por Bandiera a instancias del VAR. Independiente también vio anulado un gol de Insaurralde. Lo cierto es que Barracas no aprovechó su momento en la primera etapa, cuando con entrenamientos logró bajar a Independiente.

(Visited 7 times, 1 visits today)
See also  El futuro de San Lorenzo: qué hará el club sin Marcelo Tinelli como presidente