“Cuando tenía 11 años, mi abuelo me enseñó a conducir solo”

Sin duda, la familia Di Palma es sinónimo de automovilismo. La historia comenzó en la década de 1960, hace mucho, mucho tiempo, con Luis Rubén, quien, entre otros logros, logró ser bicampeón de Turismo Carretera en 1970 (Fórmula A) y 1971 con Torino. Más atrás en el tiempo, la historia continúa con José Luis, Patricio y Marcos, sus tres hijos, más los encargados de continuar con el legado del mítico apellido. Por fin le tocó el turno a la tercera generación con Josito al frente. Precisamente fue el mayor de los nietos del Loco, de 33 años, quien habló con Viejo y no dejó ningún tema sin tocar: anécdotas con su abuelo, consejos de su padre José Luis, su historia en Turismo Carretera, su nueva experiencia en la Top Race con su hermano Stefano y más…

-Eres parte de una familia sinónimo de automovilismo, ¿sabías desde el primer momento que ibas a ser piloto o en algún momento pensaste o tienes la posibilidad de ir a otro lado?

-Desde que era un niño, he estado involucrado en el mundo del automovilismo. Allí jugaban mi abuelo, mi padre, mis tíos y hasta mi tía, que venía a correr en categoría femenina. Mi viejo me dio la oportunidad de jugar fútbol, ​​tenis, baloncesto y otros deportes, pero terminé recurriendo a los autos porque era mi gran pasión.. Estoy agradecido de poder hacer lo que amo,

A sus 33 años, Josito trabaja en TC, TC Pick Up y Top Race V6.  (@jositodipalma1)

A sus 33 años, Josito trabaja en TC, TC Pick Up y Top Race V6. (@jositodipalma1)

¿Recuerdas una anécdota con tu abuelo?

-Tengo muchos. En uno de ellos tenía 11 años y en ese momento manejaba en las piernas de mi abuelo. En un momento me dijo que manejara yo mismo, pero obviamente no sabía cómo hacerlo. Me dio algunas lecciones y comencé a practicar en el campo. A la hora me llama y me dice que vaya a una bulonera. Cuando llegué a la tienda, me vieron solo y pensaron que estaba caminando pero les dije que estaba manejando. Al rato vino mi viejo y le contaron lo que había pasado; No le gustó mucho, ja.

-¿Cómo califica la rivalidad entre su abuelo y el flaco Juan María Traverso?

fue una sana rivalidadque hoy en día no es fácil de encontrar en este deporte. Dentro de la pista encontraron de todo, pero una vez que bajaron de sus autos fueron a tomar un café y conversar. Ni siquiera se tocó la cuestión de la carrera; lo que pasó en la pista se quedó ahí.

Ver también

Un argentino más

– ¿Crees que pueden reaparecer este tipo de pilotos?

puede ser que siDe hecho, creo que hoy en día hay algunos de este calibre e incluso mejores. Pero para ellos volver a ser idols como ellos es muy difícil, Creo que los últimos ídolos fueron Guillermo Ortelli y Gurí Martínez.

“Conseguir un título de TC sería lo más destacado de mi carrera”

-Recientemente dijiste que tu padre no te presiona sino que te da consejos, ¿es importante para ti?

Mi viejo siempre me ha acompañado sin presiones. Es un excelente colega y consejero, pero nunca ha hablado. Lo que hace es darme consejos que son muy aceptables debido a sus antecedentes. Nunca me preguntó ni se equivocó constantemente y eso me ayudó a crecer sin presiones.

-¿Qué marcaron para usted los años que trabajó con Oreste Berta?

-Fue muy lindo. Mi abuelo fue parte de su carrera en Berta, al igual que mi padre y yo. Además, todos estamos trabajando con él en alta gracia (Córdoba), ciudad donde me fui a vivir solo del 17 al 21. Estos cuatro años con Orestes han contribuido a mi aprendizaje no solo deportivo sino también personal.

See also  Barcelona 1-1 ante el Bayern en la fase de grupos

-¿Cómo te preparas antes de salir a correr? ¿Tienes un ritual o algo que no te puedes perder?

-Tengo un poco. Una de ellas es ponerme primero el guante izquierdo y luego ponerme el casco dentro del coche.. Además, tengo que animarme diciéndome algunas cosas. A veces, estas son formas de entrar en el estado de ánimo y mantenerse enfocado.

(Visited 26 times, 1 visits today)