Chacarita sigue levantando

¿Dónde has estado, Chacarita? ¿Dónde estuviste todos esos años cuando navegaste en aguas profundas? ¿Dónde quedó este equipo que sabe a lo que juega? ¿Dónde estaban esos jugadores que no te pesan la camiseta? ¿Dónde quedó ese Ricardo Blanco, alma y líder futbolístico de un equipo que invita a su afición a emocionarse si logra mantener este nivel? Habrá que preguntárselo a Pablo Centrone, el entrenador que a sus 64 años dejó la comodidad de Santa Lucía de Guatemala para volver a sumergirse en el lodo de la Ascensión argentina. Él, después de las primeras dos derrotas que cosechó (0-2 ante Deportivo Madryn y Estudiantes RC), logró redimirse y le dio vida a un conjunto que la necesitaba: 3-1 a Almagro para alcanzar la segunda victoria al hilo y escalar en pizarra.

Partido de los jugadores de Chaca

Este punto de inflexión en la historia no podría haber ocurrido sin la ayuda del 10, el futbolista más decisivo. Con el balón en los pies, el Funebrero se ha convertido en un equipo rápido, certero y decidido. Lo demostró en el triunfo 5-0 sobre Alvarado, cuando dio dos asistencias y marcó un gol. Y lo repitió ayer en José Ingenieros. Porque, pese al buen comienzo de los locales, el centrocampista ofensivo de 31 años nunca ha estado nervioso, virtud que ha sabido aportar a sus compañeros.

Almagro rápidamente tomó la delantera con el golpe de Enzo Fernández. Sin embargo, el 1-0 fue un espejismo en la mitad del partido. Poco después, Blanco remató desde el córner para igualar. Y llegó el momento del descanso en el 26′, cuando Dante Cardozo derribó a Hernán Fredes, otro momento destacado de la visita, y el árbitro Sebastián Zunino le mostró al defensa la segunda tarjeta amarilla para que Almagro se quedara con diez.

See also  jugar "bien" y no ganar

A partir de ahí, el Chaca desaprovechó todos los errores cometidos por la defensa rival: Santiago Godoy aprovechó el choque entre Marcelo Guzmán y Cristian Aracena (luego saldría lesionado) para revertir el resultado y, antes del descanso, Conechny tropezó y cayó. Blanco permitió 11 y tuvo gran definición para cerrar el triunfo en Ingenieros.

En el complemento, el Funebrero quitó el pie del acelerador y el Habs, con otra tarjeta roja, se fue, aunque sin acierto.

(Visited 7 times, 1 visits today)